Cuando hablamos de hidratación , debemos recordar que se hace de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro. Por mucho que utilicemos buenos productos cosméticos para cuidar nuestra piel, si no hay cuidado con la alimentación, no hay equilibrio. Beber agua a lo largo del día es muy importante, pero tener una dieta rica en alimentos que contribuyan a este propósito también. Por ejemplo, frutas y verduras.

No consumir la cantidad de agua que necesita nuestro cuerpo no solo conduce a una piel descuidada, también puede tener consecuencias para la salud y el bienestar.

Puede parecer una obviedad, pero nunca está de más recordar que el consumo de agua es muy importante para la salud celular de nuestro organismo. Así como para nuestras capacidades motoras y mentales. Además, contribuye a una piel más luminosa y saludable. Una forma muy utilizada para ayudar con el consumo de líquidos es la ingesta de tés o aguas saborizadas . Para ello, puedes utilizar frutas, hojas de plantas o aceites que sean seguros para este fin. Por ejemplo, en el caso del Aceite de Limón , que es muy seguro de consumir siguiendo los consejos de un profesional en la materia. En este caso, solo presta atención a las cantidades por día y al tipo de contenedor. Lo ideal es que se haga siempre en botellas de cristal.

Por eso, en cuanto a frutas para ayudar a hidratar la piel, se eligen aquellas que contienen más agua en su composición. Por ejemplo, sandía, melón, fresa, naranja, entre otros. Las verduras y hortalizas también son una excelente fuente de agua para nuestro organismo.

4 Consejos para una Piel Hidratada y Luminosa

1- ¡¡¡La ingesta necesaria y adecuada de frutas, verduras y líquidos en nuestra dieta diaria!!!

2 – Tómese el tiempo para limpiar e hidratar su piel con productos adecuados para su tipo de piel. Hazlo mañana y noche, ya que una rutina constante tiene grandes beneficios a largo plazo.

3- No abuses del exceso de productos sobre la piel. ¡Menos es mas! A veces pecamos de ponernos exceso de productos en la piel. Y es que al tener diferentes tipos de ingredientes y propiedades de principios activos , acaban “tapando” nuestros poros, en lugar del resultado deseado. Cuando abusamos del exceso de diferentes productos, podemos dañar la barrera protectora natural de nuestra piel.

4 – Añade aceites esenciales a tus productos de cosmética natural. El uso de aceites esenciales ayuda mucho a recuperar el buen aspecto de nuestra piel, sin embargo es necesario saber cuáles y cómo usarlos. ¡Tenemos un artículo AQUÍ , donde explico mejor el poder de los aceites esenciales ! Por ejemplo, la Lavanda es uno de los Aceites Esenciales más utilizados para problemas de la piel . Este aceite apoya el reemplazo natural de colágeno en nuestra piel.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar